Semana Santa
de Cartagena

 
REFLEXIONES CON MOTIVO DE LOS ACTOS LITÚRGICOS DE LA CUARESMA 2012

 
   
  Ntro. Padre Jesús Nazareno (MMC)   

Aún con la emoción y el sentimiento pleno de orgullo y satisfacción de ser marrajo, un año más hemos vivido la gran semana morada, la semana más importante de la cofradía marraja, que dedica en exclusiva a su Divino Titular, Nuestro Padre Jesús Nazareno.

Una semana completa de actos litúrgicos, que tiene su acertada introducción con el pregón de exaltación y posterior besamano a la Sagrada Imagen del Titular de la Cofradía.

Desde el rezo de las estaciones del Vía Crucis, portando la cruz del Nazareno, hasta la misa de cumplimiento pascual, con la presencia del tercio de granaderos, hemos vivido una semana grande, intensa y con la profundidad de las reflexiones que nuestro capellán ha ido realizando a lo largo de la misma. 

Tenemos que estar dichosos, primero por la respuesta de los marrajos en cuanto  a la asistencia general, segundo por la actitud y respeto con que se asiste a todos los actos, tercero por la solemnidad de nuestro Miserere y grandeza del mismo y cuarto porque este año, precisamente en el acto principal de la cofradía, hemos tenido el honor de contar con la presencia de nuestro Pastor Diocesano, D. José Manuel Lorca Planes.

Asistir a los actos de la cofradía es una obligación de todos los cofrades pero, en especial, asistir a la principal semana litúrgica de la misma es ir al encuentro de Nuestro Padre Jesús Nazareno, el auténtico y verdadero Hermano Mayor de los marrajos.

Los cofrades de la hermandad morada tenemos que poner a Jesús Nazareno en el centro de nuestras vidas, y el camino para llegar a Él es por medio de la Madre, nuestra Santísima Virgen de la Soledad. Tenemos que ser conscientes de la importancia de nuestra cofradía, de la trascendencia de su historia e importancia en nuestra querida ciudad de Cartagena.

Nuestro patrimonio cultural y artístico es de gran valor, pero el verdadero activo de nuestra cofradía está en su patrimonio humano. Somos capaces de hacer las mejores procesiones de la mejor Semana Santa del mundo, nuestro reto ahora es mantener ese nivel de esplendor en la manifestación pública de nuestra fe, y otro reto, en mi opinión el más importante, el de ser capaces de construir una cofradía, entre todos los hermanos, solidaria y fraternal, donde la convivencia entre los hermanos sea un referente para el resto de la sociedad, que iniciemos una nueva evangelización.

Teniendo el modelo de vida del Nazareno, nuestra cofradía funcionará bien sin discordias ni división, capaces de perdonar aquellas ofensas que nos pudieran hacer, al igual que nosotros le pedimos al Padre que nos perdone nuestras ofensas, y tendremos una cofradía según el perfecto orden de Dios.

Queridos hermanos, os deseo que tengáis una Semana Santa plena y que entre todos seamos dignos testigos en la fe.


  Domingo Andrés Bastida Martínez
  Cartagena a 16 de marzo de 2012