Semana Santa
de Cartagena

 

 
MENSAJE DEL CAPELLÁN DE LA COFRADÍA CON MOTIVO DE LA CUARESMA

   
.. 
   

12 de febrero de 2018. 

Subamos con Él a Jerusalén”  (Lc  9,51).

Queridos hermanos:

   Avanza el año y nos adentramos en una nueva Cuaresma que nos preparara para  la celebración más importante de los cristianos: la Semana Santa.

Estas semanas de Cuaresma son muy importantes para nosotros, tenemos un intenso trabajo de preparación de nuestras magnificas procesiones pero creedme  si os digo que solo una cosa es decisiva: nuestra vuelta al Señor, nuestra conversión a Él. Que nada nos distraiga  de lo esencial, Jesús Nazareno, muerto y resucitado para nuestra salvación, que es mucho más que una idea, un sentimiento o unas tradiciones. Sólo el encuentro personal, hondo y cálido, con Jesús Nazareno, vivo en su Iglesia, dará sentido y autenticidad a todo lo demás. 

Aprovechemos este tiempo de Gracia. Abrámonos de un modo especial a su Palabra. Entremos en nuestros corazones iluminados por la luz del suyo, para poder seguir trabajándolo de manera ilusionada, con el firme deseo de ser mejores discípulos y, como consecuencia mejores testigos y misioneros allí donde nos encontramos cada uno, de ese Dios que sigue dando sentido a nuestra vida y a nuestra historia. Así que, apremiemos el paso en esta Cuaresma, y subamos con el Nazareno a Jerusalén.

Lo que sucedió en Jerusalén hace dos milenios, es el acontecimiento que funda nuestra fe cristiana. Celebrarlo cada año no es una costumbre cultural, sino una necesidad vital. Es un consuelo permanente y una gran esperanza, celebrar el memorial de un Amor tan grande, que nos hace pasar de la muerte a la vida. Durante cuarenta días, Dios se hace mendigo de nuestro ayuno, recogiendo la limosna que demos a los que nos necesitan y el tiempo que entreguemos a la oración, de forma que  “en Jerusalén”, es decir, viviendo el misterio pascual, pasemos de la muerte a la vida.

Vivid la Cuaresma con seriedad, desde el silencio, la oración, el ayuno, la mortificación y la limosna. No olvidéis reconciliaros con el Señor y con la Iglesia en el Sacramento de la Reconciliación, que no ha pasado de moda. Participad en nuestros cultos cuaresmales, Triduo y Vía Crucis, Solemne Miserere y todas las celebraciones que tendremos  en estos días.

Que con la fuerza de su Espíritu, todos nos dejemos reconciliar con El, ganar y conquistar por  El. Este será el mejor fruto de la Cuaresma y de la próxima Semana Santa. Que Nuestra Madre la Santísima Virgen de la Soledad nos ayude a subir con su Hijo, Jesús Nazareno, a Jerusalén   para morir con El y Resucitar a una vida nueva.

 Un afectuoso saludo y que el Nazareno os colme de bendiciones.
 

Fernando Gutiérrez Reche.

Capellán de la Real e Ilustre Cofradía de Ntro. Padre Jesús Nazareno (Marrajos).